ABOUT THE SPEAKER
Kevin Clark
USA

El título de esta presentación es: “El impacto resonante de la voz de una madre”.

¿Cómo están todos hoy?

Aquí, me gustaría participar con ustedes en una prueba.

Para la prueba, necesito su ayuda. ¿Podrían ayudarme por favor?

¡Muchas gracias!

Lo que preguntaré es muy, muy simple.

En la pantalla pueden ver un problema matemático.


Es bastante simple, ¿no es así?

Entonces, ¿quién vendrá a resolverlo?

Ahora deben de sentir que su corazón late rápido.

Si realmente les pido que se acerquen y resuelvan este problema, se estresarán, sin importar si el problema es complicado o sencillo.

Entonces, en ese caso, ¿cuál es el mejor método para aliviar su estrés?

  1. Descansar lo suficiente
  2. Comer alimentos deliciosos
  3. Ejercitarse
  4. Escuchar música relajante
  5. Leer una novela interesante

¿Cuál sería su primera opción para deshacerse del estrés? Sí, todos tienen su propia manera de reducir su estrés.

Pero ahora, me gustaría sugerirles otra manera.
Es “llamar a sus madres”.

La voz de una madre proporciona estabilidad psicológica a los hijos

Según un estudio realizado por la Universidad de Wisconsin-Madison, observando la estabilidad psicológica podemos entender la influencia de la voz de una madre en su hijo.

Leslie Seltzer, antropóloga biológica, examinó a un grupo de niños de 7 a 12 años de edad con un discurso improvisado y una serie de problemas matemáticos frente a un jurado de extraños, tal como les pedí.


En ese momento, sus corazones se aceleraron, y los niveles de cortisol, una hormona asociada directamente al estrés, se dispararon. Entonces, los niños fueron divididos en tres grupos.

El primer grupo fue confortado en persona por sus madres físicas.
El segundo grupo vio un vídeo emocionalmente neutral.
El tercer grupo habló con sus madres por teléfono.

El efecto de su voz fue excepcional.


Por supuesto, los del primer grupo que pudieron interactuar con sus madres se sintieron relajados.

Pero sorprendentemente, el tercer grupo que pudo interactuar con sus madres por teléfono también tuvo prácticamente la misma respuesta hormonal que el primero.

Los niveles de oxitocina en los niños, a menudo llamada “hormona del amor”, se elevaron significativamente, y el cortisol desapareció.


Anteriormente, se entendía que cuando se libera la oxitocina, en el contexto de la vinculación social, por lo general se requiere contacto físico. Sin embargo, estos resultados revelaron que incluso escuchar la voz de nuestra madre puede tener el mismo efecto.

En otras palabras, la voz de nuestra madre nos relaja, como si estuviera físicamente con nosotros. De hecho, probablemente habían anticipado esto.

No obstante, la voz de nuestra madre nos proporciona no solo estabilidad psicológica, ¡sino mucho más!

La voz de una madre activa diversas zonas en el cerebro de su hijo

La Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford estudió cómo se activa nuestro cerebro cuando escuchamos la voz de nuestra madre, examinando a 24 niños de 7 a 12 años.

Cada madre grabó tres palabras sin sentido. La razón por la que los investigadores tuvieron que utilizar palabras sin sentido, es porque usar palabras significativas afectaría totalmente otra serie de circuitos en el cerebro.

Mientras escaneaban el cerebro de los niños vía IRM (imagen por resonancia magnética), hicieron que los niños escucharan fragmentos cortos de las grabaciones.
Algunas grabaciones contenían la voz de su madre y otras contenían las voces de mujeres sin ningún parentesco. Mientras esto se realizaba, observaron detenidamente las reacciones del cerebro.


Sorprendentemente, los niños lograron reconocer la voz de sus madres con una precisión excepcional. Aunque los fragmentos fueron muy cortos, de menos de un segundo, los niños identificaron la voz de sus madres con más del 97 % de precisión.

Los resultados de la IRM fueron más impresionantes. Los cerebros se activaron mucho más cuando escucharon la voz de sus madres que al escuchar a las otras mujeres.

No fue solamente para la “corteza auditiva primaria” que está relacionada con el sentido auditivo. La voz de sus madres afectó diferentes regiones del cerebro de sus hijos.

El cuerpo amigdalino es la región del cerebro que controla las emociones. La vía mesolímbica y la corteza prefrontal medial son las regiones del cerebro que gestionan el procesamiento de la recompensa. La red neuronal por defecto es las regiones que detectan información sobre la relevancia personal. Además, otras áreas del cerebro involucradas en la percepción y el procesamiento de la vista de los rostros se vieron afectadas por la voz de sus madres.


Lo extraordinario también es que los niños que tuvieron un mayor grado de conexión entre todas las regiones de su cerebro cuando escucharon la voz de sus madres, también tuvieron mejores habilidades sociales de comunicación.

Revisando los resultados, el Dr. Daniel Abrams, autor principal, expresó que la voz de nuestra madre es beneficiosa no solo para las habilidades de comunicación, sino para nuestra habilidad de formar relaciones personales. Cuando un niño pasa más tiempo con su madre y escucha su voz, puede desarrollarse con éxito y vivir en armonía con los demás.

De esta manera, la voz de la madre tiene un gran efecto en nosotros, los humanos.

Relación entre el cuerpo físico y el cuerpo espiritual

Entonces, ¿es únicamente para nuestro cuerpo físico?

La Biblia dice: “Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual”. (1 Co. 15:44) “Y hay cuerpos celestiales, y cuerpos terrenales” (1 Co. 15:40)

Entonces, ¿cómo podemos recibir nuestro cuerpo celestial de Dios?

Si vemos Apocalipsis 4:11 y Romanos 1:20, está escrito que por la voluntad de Dios todas las cosas existen y fueron creadas, y que las cosas invisibles de Él se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas.

Por tanto, podemos entender claramente cómo podemos recibir el cuerpo celestial, al ver cómo Dios nos permitió nuestro cuerpo físico.


La Madre da vida a sus hijos

Como saben, las madres físicas sufren un inmenso dolor con derramamiento de sangre a fin de dar a luz a su hijo. Como resultado, una madre y su hijo están entrelazados por el amor toda su vida.

Y en Gálatas capítulo 4 versículo 26 de la Biblia dice: “Mas la Jerusalén de arriba, la cual es madre de todos nosotros, es libre”.

Como se sabe, no llamamos “Madre” a cualquier mujer. Solo la mujer que nos da vida es nuestra Madre.

Por esa razón, la mujer que da vida a nuestra alma es nuestra Madre espiritual.

La Biblia explica y testifica claramente que, así como nuestros cuerpos físicos reciben vida por nuestras madres físicas, nuestro espíritu renace a través de la Madre espiritual.


Influencia de la voz de la Madre

Dios creó a nuestras madres terrenales según la voluntad del cielo para que podamos comprender con claridad a la Madre celestial.

El primer experimento que discutimos es una evidencia científica que prueba que la voz de nuestra madre física elimina directamente el estrés de nuestra vida en este caótico mundo. Esto ilustra claramente el poder de la voz de la Madre espiritual para limpiar nuestras almas eliminando el dolor causado por nuestros pecados.

El segundo experimento identifica el hecho de que la voz de nuestra madre terrenal ejerce la mayor influencia en nuestras emociones, desarrollo y en toda nuestra vida.

Por ello, la voz de nuestra Madre celestial tiene la mayor autoridad de transformarnos, recrearnos y completarnos con cada palabra suya.

Considerando todo esto con detenimiento, cada problema personal puede resolverse siguiendo la voz de nuestra Madre celestial.

¡Su voz reprograma nuestro cerebro y alma!

Entonces, según la evidencia científica, ¿qué necesita el mundo para resolver todos los problemas originados por la falta de comunicación y la armonía rota? ¡La solución se puede encontrar en la voz de nuestra Madre celestial!

¡La voz de la Madre celestial verdaderamente resuena en el universo entero!


La Madre celestial vino en la carne

Sin embargo, la Biblia incluso nos dijo de antemano que un día nuestra Madre espiritual del cielo descendería a esta tierra.

En Apocalipsis 21:9, está escrito: “Ven acá, yo te mostraré la desposada, la esposa del Cordero. Y me llevó en el Espíritu y me mostró Jerusalén, que descendía del cielo”.

¡La Biblia describe la escena vívidamente y describe con claridad que la Madre celestial debe aparecer descendiendo del cielo a esta tierra!

Entonces, ¿por qué la Madre celestial tiene que descender a la tierra? Es porque necesitamos su voz.

Así que la Biblia nos muestra que la Madre celestial aparecería en la carne en esta tierra para que podamos escuchar su voz.

Como si la evidencia bíblica no fuera suficiente, Dios nos ha entregado evidencias científicas para que podamos comprender por qué Dios dijo que nuestra Madre espiritual del cielo descendería a esta tierra.

Ella ha aparecido en esta tierra en la carne, a fin de que escuchemos su voz resonante que nos impacta para convertirnos en sus hijos y ser salvos.

Por lo tanto, incluso en un instante la Madre celestial puede hacer que quienes somos pequeños lleguemos a ser mil, y al menor, un pueblo fuerte, cuando conozcamos, obedezcamos y creamos absolutamente en la Madre Jerusalén.

En conclusión, es un hecho indiscutible que necesitamos desesperadamente escuchar la voz de la Madre celestial tanto como podamos para nuestro propio beneficio y el provecho de las personas a nuestro alrededor.


El inmenso amor de la Madre celestial

Entonces, ¿por qué la voz de la Madre celestial tiene un impacto incomparable en nosotros y en nuestro futuro?

Al igual que nuestras madres físicas crearon un lazo inquebrantable con nosotros mediante su sufrimiento durante nueve meses, la Madre espiritual del cielo está recreándonos a través de su sacrificio oculto por más de seis mil años, a fin de hacernos seres completos y amarnos con su amor incansable para siempre mediante sus palabras de vida.

Entonces, ¿hay alguna voz, música o sonido más valioso, precioso o beneficioso que escuchemos además de la voz de nuestra Madre celestial? Según la evidencia concreta, esta vez creo que han encontrado la respuesta.

Doy muchas gracias a la Madre celestial por guiarme siempre con su voz que contiene su amor paciente y su sacrificio infinito.