ABOUT THE SPEAKER
K. Vijay DanielㆍK
3rd Mumbai, India

Importancia del petróleo en la vida de la gente moderna

Vehículos, teléfonos móviles, electrodomésticos, medicinas y artículos de primera necesidad son precisos en nuestra vida.
Sin esto, ¿podríamos mantener nuestra vida cómodamente?
Podríamos vivir sin vehículos, teléfonos móviles y electrodomésticos, pero sin las medicinas y los artículos de primera necesidad, definitivamente no podríamos mantener nuestra vida.
Existe un material necesario para producir estos productos que enriquecen nuestra vida.

Es el “petróleo”.





En nuestra vida diaria, utilizamos de manera práctica el petróleo y sus derivados. El teléfono móvil que sostienen en las manos, otros productos plásticos, el asfalto para construir carreteras; todos son productos derivados del petróleo.

Como se utiliza para producir innumerables productos, hoy no existiría casi nada si no existiera el petróleo.

Por esa razón tiene el sobrenombre de “oro negro”, ya que nos muestra lo importante que es el petróleo en nuestra vida.

Cómo se forma y extrae el petróleo

La palabra “petroleum (petróleo)” es un término derivado del latín “petra” que significa “roca”, y “oleum” que significa “aceite”. El petróleo es un combustible fósil formado por restos de organismos marinos antiguos como algas y plantas acuáticas.


Estos organismos murieron hace millones de años y quedaron enterrados en el suelo, y fueron cubiertos con capas de barro. Y después, bajo alta presión y altas temperaturas, los restos de estos organismos se transformaron en petróleo. De esta manera, el petróleo se encuentra en lo profundo de la tierra y del mar, varios miles de metros debajo.

A los seres humanos les tomó mucho tiempo conocer su importancia. Aunque solo se ha desarrollado como industria durante 100 años desde fines del siglo XIX, ha hecho una gran contribución al desarrollo de la industria humana.

La importancia del petróleo y el nuevo pacto

Hoy en día, el petróleo funciona como la sangre de la sociedad moderna.

¿Y si no hubiera petróleo en nuestra vida diaria? Probablemente viviríamos como en la época medieval.

En primer lugar, tendríamos que depender de recursos naturales para los alimentos, vestimenta y refugio.
La demanda de los recursos naturales estaría muy por encima de la oferta y sus precios aumentarían, lo cual causaría una inflación severa.

En segundo lugar, difícilmente iríamos al hospital, ya que opera con dispositivos médicos y medicinas que se producen a partir del petróleo. Debido a la situación, muchas personas morirían por enfermedades que se pueden prevenir, porque ya no existirían vacunas ni medicinas.

En tercer lugar, difícilmente usaríamos el transporte público, y las industrias de distribución desaparecerían. Tendríamos que utilizar botes para viajar al extranjero, lo cual sería una enorme pérdida de tiempo y de dinero.

El hecho de que el petróleo desempeñe un papel tan importante para las personas en la sociedad moderna, se parece a lo que el nuevo pacto hace para el pueblo de Dios.

El nuevo pacto son los mandamientos de Dios establecidos para la salvación y la felicidad de nuestras almas, como el Día de Reposo, la Pascua y las siete fiestas de tres tiempos. A través del nuevo pacto, el pueblo de Dios puede convertirse en hijos de Dios y recibir la salvación.

¿Y si el nuevo pacto no existiera?
Nuestra vida espiritual sería como en el tiempo de la Edad Oscura cuando no existía la luz de la verdad.


Primero, no podríamos recibir el perdón de pecados de Dios, así que no podríamos entrar en el eterno reino de los cielos donde no hay más dolor ni sufrimiento. Viviríamos en lamento y dolor sin tener esperanza en el cielo. (Ro. 7:24)

Segundo, no podríamos ser hijos de Dios si no existiera el nuevo pacto. (Jer. 31:31-33)

Tercero, según la Biblia, Dios mora en aquellos que guardan el nuevo pacto y los protege en situaciones peligrosas. (Sal. 91:7-10)

Sin embargo, si no existiera el nuevo pacto, no seríamos protegidos por Dios.

Solo hay una iglesia que guarda y predica el nuevo pacto: es la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial.

La Iglesia de Dios conoce el valor del nuevo pacto que enriquece las vidas espirituales de los santos.


Descubriendo el valor del petróleo y el nuevo pacto.

Antes de que se conociera el valor del petróleo, ¿cómo lo usaban las personas en el pasado?

Las personas que no conocían su valor lo usaban como alternativa cuando el aceite de ballena o la leña se terminaban. A veces, las personas lo utilizaban como laxante o como lubricante para las ruedas de los vagones.

Debido a que el motor de combustión interna se desarrolló a fines del siglo XIX, la industria automotriz mejoró en distintos aspectos, y las necesidades de petróleo se incrementaron rápidamente.

Con el tiempo, la industria del caucho sintético, textiles y resinas se desarrollaron después de las Guerras Mundiales. Y ahora, se utiliza en productos desde las aspirinas hasta las cremalleras.



Descubrir el valor del petróleo es similar a la revelación del nuevo pacto en la Biblia en esta época.

Hasta que el nuevo pacto fuera restaurado, nadie conocía qué era el nuevo pacto ni su valor, porque el nuevo pacto se convirtió en una verdad escondida durante la Edad Oscura.

Por esta razón, aquellos que no conocieron el valor del nuevo pacto, interpretaron la Biblia por sí mismos y crearon los mandamientos de hombres. (Is. 29:13)

Las personas no conocieron el valor del nuevo pacto escondido por dos mil años. Sin embargo, de acuerdo con la profecía: “Yo Jehová, a su tiempo haré que esto sea cumplido pronto”, el nuevo pacto ha sido difundido al mundo entero por quienes conocen su valor.

Ahora, el nuevo pacto se ha vuelto fundamental para guiar nuestra vida espiritual.

El sacrificio de Dios Padre y la realidad del nuevo pacto

No debemos olvidar que no fue sencillo restaurar el nuevo pacto.

En el caso del petróleo, se ha formado en millones de años, pero las personas lo usan fácilmente cada vez que lo necesitan. Muchas personas parecen no ser conscientes de la enorme cantidad de tiempo requerido para su formación.

De la misma manera, Dios pasó la eternidad planeando seis mil años de la obra de la redención para la restauración del nuevo pacto y la predicación a siete mil millones de personas en esta época.

La Biblia profetiza que Cristo necesita venir por segunda vez para darnos a conocer lo que estaba escondido.

“no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual aclarará también lo oculto de las tinieblas.”
1 Co. 4:5


Por consiguiente, nuestro Padre Ahnsahnghong restauró el nuevo pacto para que podamos guardar los mandamientos de Dios con gozo y tengamos la esperanza viva en el cielo.

Entonces, ¿qué clase de camino atravesó el Padre para establecer el nuevo pacto?

Quería dar a conocer al mundo el valor y el beneficio del nuevo pacto, pero cada vez que predicaba la verdad, lo insultaban y se burlaban de Él.
Aunque trabajaba todo el día picando piedras y escribiendo los Libros de la Verdad bajo la tenue luz de lámpara en la noche, no era consolado al día siguiente, y predicaba el evangelio.

Recorrió ese camino todos los días durante 37 años. Entonces, ¿por qué el Padre recorrió esta dificultad? Fue para revelar la realidad del nuevo pacto a través de la cual podemos recibir la salvación y la verdadera paz y felicidad.

El libro de Gálatas menciona dos pactos: el antiguo pacto y el nuevo pacto.

El nuevo pacto se refiere a la Jerusalén celestial.

“Mas la Jerusalén de arriba, la cual es madre de todos nosotros, es libre.”
Gá. 4:26

Este versículo testifica que la Jerusalén celestial es nuestra Madre celestial y la realidad del nuevo pacto. Hoy, somos las personas más felices porque nuestra Madre celestial, la realidad del nuevo pacto, está con nosotros ahora mismo.

Quiero dar gratitud eterna al Padre celestial, Cristo Ahnsahnghong, por establecer el nuevo pacto, que es nuestra Madre celestial, para nosotros.

Espero que todos alumbremos la gloria de nuestro Padre y nuestra Madre celestiales predicando el nuevo pacto.